Planetario e Museo Astronomico

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Los planetarios: desde la máquina de Antikythera a los proyectores modernos
Desde la Antigüedad, los hombres, basándose en pacientes observaciones, han intentado dar una explicación a los movimientos celestes, elaborando teorías racionales y coherentes.
Las más antiguas representaciones del cielo son los globos celestes, que se remontan a la Antigüedad clásica. La tradición atribuye a Anaximandro de Mileto la construcción del primero.
Uno de los globos del firmamento más antiguos llegados hasta nuestros días es el Atlas Farnese, procedente como su nombre indica del palacio Farnese de Roma, actualmente conservado en el Museo Arqueológico de Nápoles. Se trata de una estatua de mármol del gigante Atlas soportando a hombros un globo del firmamento en el que están esculpidos en bajorrelieve 42 constelaciones, la eclíptica y el ecuador celeste.
Uno de los enigmas de la Antigüedad fue la llamada Máquina de Antikythera datada entre el siglo I a.C. y el III d.C. y hallada en 1902 entre los restos de un pecio situado ante las costas de la isla Antikythera entre Grecia y Creta. El artefacto consistía en cuatro piezas de cobre, restos de lo que debió de haber sido un aparato mecánico con complicados engranajes.
El astrolabio (del griego, astrolabon, es decir, tomador de estrellas) es considerado uno de los instrumentos científicos de medición más antiguos del mundo. Se desconoce a ciencia cierta su origen. Algunos autores de la Antigüedad indican con este nombre instrumentos construidos según principios análogos, aunque de forma distinta. Es posible que se usara muchos siglos antes de Tolomeo.
El astrolabio requería mucha habilidad técnica y manual para ser construido si Tolomeo e Hiparco, el otro gran astrónomo clásico (a. 180-125 a.C.), usaron este tipo de instrumento para realizar la mayoría de las observaciones de sus famosos catálogos de estrellas.
Un instrumento derivado del astrolabio es la esfera armilar, también creada por los astrónomos griegos aunque no se popularizó más que a partir del siglo XV. Estaba formada por una serie de círculos graduados que representaban círculos imaginarios como el ecuador, los trópicos, el círculo polar ártico y el antártico, los meridianos que pasaban por los puntos de Aries y de Libra para indicar los equinoccios de primavera y otoño, así como la línea oblicua de la eclíptica dividida en los 12 signos del zodiaco.
En el centro de los anillos se hallaba la esfera que representaba la Tierra (en el sistema geocéntrico) o el Sol (en el sistema copernicano). Según quien fuera su autor, las esferas armilares, construidas principalmente con fines didácticos, tenían características distintas. Además del astrolabio y las esferas armilares, a partir del siglo XIII se construyeron relojes que poco tenían que ver con el paso del tiempo, sino que calculaban fundamentalmente el movimiento y la representación de los planetas.
En el siglo XV, los primeros grandes relojes públicos se parecían más a planetarios gigantescos que a los medidores modernos del tiempo. Fue famoso el de Praga (1410) con una esfera astronómica que indicaba el inicio de las estaciones astronómicas y los movimientos relativos del Sol y la Luna, así como las fases lunares.
En Italia, el primer reloj astronómico, que reproducía los movimientos del Sol y la Luna, lo construyó Jacobo Dondi en Padua en 1344.
A principios del siglo XVIII, Inglaterra inventó el planetario de mesa u “orrery”. Esta palabra se usa escrita por primera vez en 1713 y deriva del nombre del coleccionista de instrumentos científicos Charles Boyle, conde de Orrery, un mecenas de los inventores de instrumentos que reproducían el movimiento del Sol, la Tierra y la Luna.

Planetario de proyección
La imagen más corriente del planetario es la de un edificio con una gran cúpula hemisférica en la que se proyectan las imágenes de las estrellas y de otros cuerpos celestes. De hecho, un planetario está formado por un proyector para los astros y por una cúpula que actúa como pantalla, así como varios accesorios opcionales para proyectar diapositivas y algún aparato de efectos especiales.

El antiguo Planetario de Roma
Tras la I Guerra Mundial (1915-1918), Alemania donó a Italia como parte de la compensación por los daños de guerra, un planetario Zeiss, un aparato de novísima concepción que había cosechado un gran éxito entre el público alemán. El planetario de Roma, el primero fuera de las fronteras del mundo austro-alemán, se inauguró en 1828.

de nuevo a menú facilitado.


Escriba sobre su experiencia en: Planetario e Museo Astronomico

de nuevo a menú facilitado.